martes, 14 de junio de 2011

De la cereza hasta el rabillo


El otro día me di cuenta de lo caras que son las cerezas. La verdad es que llevo años viéndolas en mi casa en grandes cestos y nunca me había parado a pensar que fuera una fruta casi sibarita.
Muchos son los domingos que hemos pasado mi familia y yo llenando cubos con cerezas, cogiéndolas del árbol con cuidado y pensando cómo dar salida a tanta cereza: este cubo para tu tía, este otro para tu abuela…
Y ahora me encuentro en temporada de cereza y en Madrid donde, en el mejor de los casos, el kilo está a 3,50. Y como soy adicta a esta fruta no pude resistirme y el otro día compré en el súper una bandeja. Primero, pasé más de media hora buscando una bandeja que tuviera unas cerezas con un color apetitoso (no un color rojo radiactivo) y, fundamentalmente, que no estuvieran mohosas, podridas o golpeadas…al final, cogí la bandeja que mejor pinta tenía y cuando llegué a casa, las lave y me senté en el sofá a tomarlas…la desilusión fue tal que juré que no las compraría más en el súper ¿Dónde estaba el sabor clásico de las cerezas? ¡Era agua amarga!
Menos mal que todavía quedan fruterías donde la fruta es fruta, y aunque me costó algo más de dinerillo el kilo de cereza, mereció la pena (Aunque las cerezas de corazón de Agramonte, La Almunia, siguen siendo las cerezas de Agramonte).
Y hablando de cerezas, de lo caras que son y de que hay que ahorrar para llegar a fin de mes. Os propongo aprovechar los rabos de las cerezas…si cómo lo oís ¡Qué la guarnición no tira nada!
Las propiedades medicinales de las cerezas son muchas, sabemos que son ricas en azúcares (facilitan la sensación de llenado), tienen vitaminas A, B y C, contienen mucha fibra vegetal soluble, que actúa como laxante suave.
Los rabillos se pueden obtener en tiendas de productos naturales pero nosotros utilizaremos los que  nos hemos dejado después de comernos las cerezas.
Preparar la infusión es sencillísimo:
Dejamos remojar los rabillos de las cerezas en un litro de agua durante, más o menos, una noche. Al día siguiente los hervimos durante 5 minutos, dejamos enfriar (alrededor de 30 minutos) y filtramos.

No aguanta mucho por lo que es recomendable consumirla en dos o tres días, conservándola siempre en el frigorífico.


9 comentarios:

Minhas Receitas Dia a Dia dijo...

Sus recetas son perfectas. Fue muy agradable y sabroso. mi blog había cumpleaños y me gustaría invitarlos a que me siguen también. Será muy bienvenida. Ya soy su seguidor. Tener una buena semana. Marta.
Mis recetas de cada día.

Akane dijo...

Ay sí, me da la impresión de que cada año están más caras. Al menos ahora que está la temporada de verdad, yo las he visto bajando de precio hasta límites más o menos razonables.
Pero es verdad lo que comentas, en los supermercados y similares apenas se encuentran cerezas que valgan algo; yo recurro a mi frutera de confianza en el mercadillo semanal. Lo malo es que sus cerezas no llevan rabito, porque en cuanto los consiga probaré tu infusión sin duda; qué buena idea!

Un abrazo

ANGELICA BERTIN dijo...

Que interesante lo del ravillo de la cereza
AHH a mi me encantan las cerezas recuerdo que pequeña vivía en el campo donde habían unos grandes arboles de cerezas que producían por 2 o 3 meses
Tienes razón cada día que pasa las verduras tiene menos sabor natural
besos

Gypunto dijo...

Nosotros también tenemos algún cerezo y tienes razón. Las que maduran en el árbol no tienen nada que ver con las del super y encima son caras. Probaré la infusión. Saludos.

Julia dijo...

Raquel, encantada de conocerte y haber llegado hasta tu estupendo blog. Recibe mis felicitaciones, en primer lugar por compartir con todos éste encantador espacio y gracías a el, te vuelvo a felicitar por tu puesto de trabajo, el cual dicho sea de paso, te doy la bienvenida a Madrid y te deseo muchos éxitos en tu vida laboral, el primero ya lo conseguiste entre los más de 100 candidatos.
Tienes mucha razón, la vida en la capital, es más cara pero también tiene sus ventajas, como todo, en ésta vida, tiene sus pros y sus contras.
A la hora de hacer nuestras compras tenemos que saber bien donde comprar los buenos alimentos, tu lo has dicho en relación a las buenas fruterías.

He de decirte que me han regalado unas cerezas recién cortadas que venían directamente de tu tierra, Zaragoza. Me las dieron un día después de haber sido cortadas del árbol, Ummhh! deliciosas, me encantan. Yo no suelo comprarlas nada más lanzarlas al mercado, me quedo con las ganas y espero al menos un par de semanas y después selecciono y siempre me ha ido bien, las primeras suelen ser más caras y además peores, o al menos eso he experimentado yo.
Bueno, no quiero pecar de pesada y creo que me estoy acercando un poco, por último tan solo decirte que me ha encantado tu entrada, es una buenísima aportación la infusión de los rabillos de éstas deliciosas cerezas.
Un abrazo.

SEFA dijo...

Me imagino que aqui en tu tierra si que comeras buenas recetas de la parte de Caspe, yo llevo unos dias que me pongo a tope, porque me gustan y si no me las quitan de delante me como el kilo en un pispas.
Bssssssss.Sefa

Paula dijo...

juer niña, si ya me dices que hacer con el hueso sería como el cerdo, que se aprovecha todo, jajaja

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
http://galletilandia.blogspot.com

Raquel dijo...

Muchas gracias a todos!!jo qué ilusión vuestros comentarios y perdonar el restraso en contestar pero mi cuerpo no se termina de adaptar a este nuevo rítmo(supongo que este calor tiene algo que ver. Paula lo único que se me ocurre es que la splantes en una maceta y esperes a ver si germinan:-)

Raquel dijo...

La verdad es que este año he disfrutado poco de la cereza, una pena porque están tan ricas...Julia y para nada pesada me ha gustado mucho tu comentarío y muchas gracias por seguirme!!